Hijos

Hoy en día la educación de nuestros hijos se ha vuelto algo muy complicado. El deterioro de la comunicación, la falta de respeto, rabia e impotencia son factores que perjudican a la convivencia familiar. En los últimos años, desde diferentes sectores profesionales, venimos apreciando un aumento significativo de familias en las que las necesidades educativas y de relación social de los hijos, no pueden ser atendidas por dificultades en la relación intrafamiliar, lo que puede derivar en la aparición de conductas problemáticas.

Además, estas situaciones, por sus propias características, requieren un abordaje específico y diferenciado del que se viene ofreciendo en nuestro centro de orientación.  Así, nuestra labor es la de orientar y apoyar en las funciones parentales de tal forma que ayudamos  a los padres a resolver determinadas situaciones que suelen surgir en la educación con los hijos. 

En este punto, vemos fundamental trabajar con todos los miembros, pensamos que es importante que todos los miembros se impliquen en la solución del problema. Así, es importante contar con todos y cada uno de los implicados en las relaciones familiares pues cada uno puede aportar para que se establezcan los recursos necesarios para solucionar cualquier problemática. 

Partimos de que cualquier familia tiene los recursos necesarios para enfrentarse a los problemas que surgen de las relaciones. Así, nuestra intención es favorecer las propias herramientas de la familia que ayuden a la resolución de los problemas a los que se enfrentan día a día.