Funcionamiento

Las funciones de SAFAMUR contemplan todos los problemas que se presentan en la familia, desde la formación de la pareja, pasando por todas las etapas del ciclo de vida personal, conyugal y familiar y por una intervención terapéutica encaminada a todos los miembros de la familia. 

Los profesionales del Centro de Orientación Familiar son terapeutas familiares técnicamente competentes y éticamente responsables. Técnicamente competentes por su capacitación inicial y permanente. Éticamente responsables en cuanto a sus principios éticos necesarios para  su trabajo. Entre los que destacamos: no maleficencia, el alivio del sufrimiento, no hacer daño al paciente y/o a la familia. Y siguiendo el principio de beneficencia: buscan el bienestar de la persona, de la familia y la preocupación por sus intereses.

Otro punto importante es la privacidad y confidencialidad. Este principio se fundamenta en estas raíces: secreto natural, la praxis orientadora al intervenir en la vida personal y familiar pueden revelarse datos que perjudiquen o dañen a los ámbitos personales y familiares; secreto pactado; secreto profesional y la responsabilidad profesional. El secreto profesional podría abrirse, con cautela moral, en casos tales como el maltrato, violencia o de peligro para el paciente.

La buena praxis del terapeuta familiar como profesional tiene que potenciar y promover algunas actitudes esenciales en  la intervención terapéutica. Teniendo como objetivo el trabajar y atender prudentemente a nuestros pacientes, sabiendo que las personas  y familias que demandan ayuda terapéutica, es posible le haya costado dar el paso para iniciar la relación profesional. El terapeuta se compromete a finalizar el proceso de intervención de forma progresiva hasta que se han culminado los objetivos propuestos. 

La tarea orientadora  de SAFAMUR se fundamenta  en el respeto, la empatía, la aceptación incondicionada, la imparcialidad y el secreto profesional, la apertura a todas las personas sin distinción de  status social, clases o religión. Así “en los COF es importante ser apasionados por la persona, por cada persona. Ser apasionados significa, a mi modo de ver, entre otras cosas, dar a cada persona, aunque en la situación más compleja y difícil, una gran confianza. Nos corresponde a nosotros, evidentemente, saber ver, aun en las situaciones aparentemente más comprometidas y difíciles, una amplia gama de recursos, energías, oportunidades y posibilidades. Y si esto, nosotros lo vemos y lo transmitimos, devolvemos a la persona una nueva confianza en sí misma